Hotel Formentor

Formentor, a Royal Hideaway Hotel no es solo un exclusivo alojamiento situado en un entorno natural extraordinario. Es un símbolo del espíritu de la tierra de Formentor, un enaltecimiento de la cultura y el respeto por el medio ambiente. Cuna de artistas y destino de grandes personalidades del siglo XX que llegaban en busca de inspiración.

Su origen se remonta a los años 20, cuando el argentino Adan Diehl, visionario culto y vanguardista, amante de la naturaleza y del arte, quedó cautivado por los poemas en los que Miquel Costa i Llobera profesaba su amor por Formentor. Decidido a que se respetase la naturaleza y se fomentase el arte, compró una gran parte de Formentor y se instaló con su mujer. En 1929, el Hotel Formentor era ya una realidad. Literatos, pintores y músicos acudían desde todas partes del mundo.

Años más tarde, la familia Boadas recogió el testigo de Diehl y consolidó la filosofía del hotel de ser un refugio de mentes creativas y ágora para debates y reflexiones. Primero se organizaron las «Poetry Conversations of Formentor», luego en Cala Gentil se ubicó el «Poets Club» y las «International Colloquia on the Novel» para culminar en la creación del «Formentor Prize for Novel», siendo el premio mejor dotado económicamente de la época.

Este emblema mallorquín, glamuroso y vital, llamó siempre la atención de Barceló Hotel Group. En 2006, el Grupo lo adquirió con la certeza de que su filosofía se podía modernizar, pero nunca cambiar.